Solo por placer

Solo por placer parte del Pequeño pensamiento plácido n.1 de Georges Perec y se articula en dos partes más, geografíassolo por placer, que se suceden sin interrupción y que a la vez se referencian y se interrogan.

Solo por placer es un trabajo que nos habla del trazo y del espacio buscando correspondencias entre lo que se ve, lo que se escucha y lo que se toca.

Solo por placer plantea la tensión existente entre el placer de bailar y el dolor de crear.

El placer del trazo, de la energía, de la rotundidad del cuerpo que expresa el pensamiento y la emoción en el instante que suceden y el dolor de la distancia, de la escritura, de la reflexión.

Pequeño pensamiento plácido nº 1

Cualquier propietario de un gato dirá con razón que los gatos viven en las casas mucho mejor que los hombres. Incluso en los espacios más horriblemente cuadrados, saben encontrar los rincones propicios.

Georges Perec, Especies de espacios

Montesinos, Barcelona 2003

Coreografía, vídeo y danza Àngels Margarit
Música Joan Saura
Fados: Argentina Santos
Equipo de gestión Begonya Companyon
Montserrat Llabrés

David Márquez

Barra_ptos

SOLOS de HOTEL y ciudades:

Sitges, SUBUR 305 SESSIÓ CONTINUA
Sitges Teatre Internacional
(España, 1989)
Hamburgo, ATLANTIC 306.
Internationales Sommertheater Hamburg
(Alemania, 1990)
Montreal, DU PARC # 1410.
Festival de Nouvelle Danse de Montréal
(Canadá, 1991)
Caracas, EL CONDE 504.
V Festival Posmoderno de Caracas
(Venezuela, 1993)
Adelaide, HILTON 1109.
Adelaide Arts Festival
(Australia, 1996)
Luzern, MONTANA 308.
LuzernTanz am Luzernertheater
(Suiza, 2000)
Hamburg, ATLANTIC 306.
Internationales Sommertheater Hamburg
(Alemania, 2000)
Yokohama, YOKOHAMA 1208.
Videodance Festival Yokohama
(Japón, 2000)
València, ASTORIA # 212.
VEO – Valènica Escena Oberta
(España, 2004)
Olot, RIU # 102.
Festival PANORAMA
(España, 2010)
Barcelona, Le MERIDIEN BARCELONA # 712.
Dansalona
(España, 2010)

No es sólo por placer que se mueve Àngels Margarit en su solo. Ella piensa, reflexiona, intelectualiza su movimiento: lo bueno es que no se note, que nos llegue con placer, en la misma medida que ella se divierte con lo que le interesa y cree que debe de hacérnoslo llegar con igual goce.

Seduce la mágia plástica de los vídeos de Escorsa, seduce el vértigo rítmico al que a ratos empuja la música y seduce el paso del inicialmente mínimo movimiento de Margarit a sus gozosas vueltas e hipnotizadores giros finales.

Joaquim Noguero, La Vanguardia, 10 de abril de 2005

Solo por placer, una pieza personal y soñadora…en la que despliega todo su magnetismo gestual.

…esta artista continúa siendo una de las figuras más carismáticas de la danza contemporánea de este país. La fuerza de su baile en solitario es inconmensurable.

Durante el desarrollo del espectáculo el baile de la Margarit se transmuta. Tras la felina interpretación del principio, le sigue una hipnótica danza al son de temas antiguos árabes … Soberbia en este fragmento… es un remolino vital. Impactante el final…

Carmen del Val, El Pais, Barcelona, 11 de abril 2005

A Solo por placer, Margarit busca la proximitat física i emotiva de l’espectador. És una cosa que aconsegueix tant per l’espai reduït com pel joc sensorial que s’estableix entre l’artista i el públic.
…Margarit, des de la maduresa física i intel·lectual, distribueix la seva imaginació i els seus somnis.

Montse Otzet, El Periódico, Barcelona, 14 de abril 2005

…La espectacularidad de la sencillez parece ser la clave de todo. Al inicio tenemos un escenario desnudo y con la gracia y precisión de sus movimientos, la coreógrafa y bailarina lo va poblando con un montón de elementos que siempre estuvieron ahí, a nuestra vista desde el inicio, pero que casi ni los percibimos hasta que ella los hace funcionales, incorporándolos a su espacio íntimo.

Omar Khan, Por la danza, nº 67, Madrid, 2005

… para dibujar con todas sus extremidades y con una plasticidad placentera. Además, su austera expresividad, fue dando sutilmente las pistas necesarias para seguir su juego en el espacio…. para crear territorios desconocidos y simplemente las posibilidades que permite el cuerpo para componer de manera lúdica.

Marta Ávila, La Nación, San José de Costa Rica, 25 de julio de 2008

Les objets, l’énergie que dégage Margarit, les éclairages tout comme la musique de Manuel Martínez del Fresno rendent l’espace, mais aussi le temps, élastiques. Solo por placer a quelque chose de rassurant, de zen et de séduisant. On pénètre dans ces lieux changeants avec elle, par l’esprit, et par le corps aussi, tant elle les rend sensuels et invitants.

Stéphanie Brody, La Presse, Montréal, 22 de agosto de 2008